Ir al contenido principal

El cráneo de la Araña

Ya está a la venta mi tercera novela, El cráneo de la Araña. Esta vez la publico con la Editorial Círculo Rojo (http://editorialcirculorojo.com/), que trasmite un aire de eficiencia y juventud esperanzadores.
Se trata de una narración que mezcla la historia con la ficción conducidas ambas por un joven periodista malagueño, Luis Portillo, que se muestra como un testigo de su época. 
El motivo de escribir esta novela es múltiple. Todo empezó cuando comencé a leer ciertos libros relacionados con una época concreta que me llamaba la atención, la segunda mitad del siglo XIX. Galdós y sus Episodios Nacionales me dieron la clave. El escritor canario nos trasmite los hechos históricos a través de los que viven a pie de calle, no como lo haría un estudio docto y frío de un manual especializado. Luis Portillo me sirvió, por tanto, para recorrer la Málaga de aquellos años como un ciudadano que se implica en lo que ocurre a su alrededor: los movimientos cantonalistas, los avances científicos e ideológicos del momento, el día a día de la burguesía oligárquica y de los extranjeros que visitan la Andalucía romántica y exótica del XIX, etc. Como periodista y ser humano se relaciona con todos y de forma natural, sin afectación, con ingenuidad, tal y como haríamos nosotros.
El descubrimiento de unos restos fósiles y el efecto del transformismo latente por aquellos años, gracias a las publicaciones de Darwin, me sirven también para reflexionar sobre el ser humano en general y su supervivencia. 
Luis Portillo sobrevive lo suficiente para escribirlo todo. Como nos dice García Márquez en sus memorias es necesario Vivir para contarla.
Espero que con esta novela disfruten los lectores, que es a fin de cuenta para lo que se escribe.

Comentarios

  1. Hola, soy profesora de instituto y me interesa saber si esta novela es adecuada para alumnos de 3º y 4º de ESO.
    Estamos llevando a cabo un proyecto con dos centros más de comunidades distintas y proponemos lecturas donde aparecen nuestras respectivas ciudades, en nuestro caso Málaga.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  2. En general, se trata de una novela apta para esas edades. Lo que les puede resultar algo más complicado es la parte histórica que, sin embargo, es también la que muestra la forma de vida en la Málaga del XIX y puede ser interesante para lo que comentas sobre la aparición de estas ciudades en la lectura.

    ResponderEliminar
  3. Saludos! El septiembre saldrá publicada mi segunda novela, también con Círculo Rojo. Ahora estoy en la tediosa labor de elegir portada. Te felicito por la tuya, espero que te vaya todo genial.
    ¡Mucha suerte!

    http://milcosasquenotedije.blogspot.com/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Uvas negras (I)

Con la edición de mi cuarta novela, Uvas negras, quiero empezar con una serie de entradas basadas en los títulos de mis narraciones. Esta novela, en concreto, ha sido publicada por Plumágica Editorial (#soyplumagica), a la que agradezco con sinceridad su dedicación y confianza. Pocas veces he visto tanta profesionalidad y buen hacer en una empresa de este sector.
Explicar los títulos de mis novelas siempre me provoca dudas y miedo. Dudas porque no es el título lo más importante de la novela, aunque es cierto que es una parte clave de la edición de cualquier obra, y miedo a revelar demasiado de su contenido.
Yo soy de los que leo los prólogos o preámbulos después de terminar el libro. No me gusta que otras interpretaciones condicionen las mías.
Uvas negras es la novela que más tiempo he tardado en dar por terminada de todas las escritas. Ha sufrido muchos avatares personales, familiares y creativos.
Desde mi última publicación, El cráneo de la Araña, han pasado siete años cargados de su…

Poner en la picota

Según el diccionario etimológico de J. Corominas, picota es una palabra documentada ya hacia 1400, derivada probablemente de pico y esta a su vez de picar "en el sentido de punta, porque las cabezas de los ajusticiados se clavaban en la punta de la picota" siempre con ánimo evidente de escarmiento. La expresión poner en la picota tiene realmente un significado menos violento pero contundente, se trataría de denunciar públicamente los errores o faltas de alguien. Esta facultad del ser humano tiene en nuestra sociedad un reconocimiento sin igual. Por ejemplo, cualquier político o sindicalista se pone inmediatamente en la picota por el solo hecho de manifestarse como tal. Los medios de comunicación los colocan "decapitados" al instante para que puedan ser automáticamente insultados, denigrados y pisoteados por cualquiera que los nombre. Que quede claro que algunos no necesitan la ayuda de nadie para merecerlo, sin embargo pienso que muchos medios se exceden. Véase, si…

Uvas negras (II)

En la entrada anterior me quedé defendiendo que con pocas palabras se pueden decir muchas cosas, como ocurre con las seguidillas. Por eso, Uvas negras, como todas mis novelas anteriores, no es extensa. Siempre he criticado las películas de más de dos horas o las narraciones de quinientas páginas. Son gustos seguramente, pero para mi opinión todo lo que se puede contar en menos de trescientas páginas gana en claridad y dinamismo.
Recordando lo dicho en la anterior entrada sobre el título de mi novela, había un motivo familiar de tradición oral, pero habría que añadir que sobre todo este título es consecuencia de mi interpretación de ese poemilla. Si quieres algo atractivo, vivo, nuevo, acércate a ello, sin embargo, si no lo comprendes o aceptas tal y como es, cae, sucumbe radicalmente. Me pareció siempre un texto simple pero cargado de trascendencia, dramatismo y fatalidad.
Simbólicamente las uvas tienen muchos significados que se complementan. Para los griegos, Dionisos era el dios de…